Santa Mariana de Jesús Paredes y Flores
Santa Mariana de Jesús on Facebook
Santa Mariana de Jesús Paredes y Flores Nacida en Quito el 31 de octubre de 1618.
Terciaria franciscana proclamada «heroína nacional» (30 de noviembre de 1945) por la Asamblea Constituyente de Ecuador.

Hija del capitán español Jerónimo de Paredes y Flores y de la noble Mariana Jaramillo. Antes de cumplir los siete años se quedó huérfana y pasó a encargarse de su educación una de sus siete hermanas, Jerónima, esposa del capitán Cosme de Miranda. Pronto empezó a cultivar una intensa piedad y mortificación y, bajo la dirección del jesuita Juan Camacho, hizo voto de virginidad perpetua. Sin ingresar en ninguna Orden religiosa se consagró a la oración y a la penitencia en su propia casa hasta límites insospechados.

No le acompañó ningún fenómeno sobrenatural externo, que ella nunca quiso por considerarlo un peligro para su humildad. Su afán apostólico y de caridad hacia los demás le llevaron a intentar ejercer de misionera entre los indios mainas y a asistir a los enfermos y desgraciados. El 6 de noviembre de 1639 ingresó en la Tercera Orden de Penitencia de San Francisco de Asís, la que mejor se acomodaba a su espíritu de renuncia. Intentó hacer vida eremita a los pies del Pichincha, esperando conjurar los peligros del volcán. Cuando una serie de terremotos y epidemias asolaron el Ecuador, ofreció su vida para salvar a Quito (1645); al poco tiempo enfermó y murió.

Beatificada por Pío IX 20 de noviembre de 1853 y
Canonizada por Pío XII 4 de junio de 1950.